Elegir una raza de perro

Si tienes en mente la adquisición o adopción de un perro, primero debes haber sopesado los pros y contras. Un perro es una responsabilidad que se ligará a nosotros durante toda la vida del perro; hay que dedicarle el tiempo y recursos necesarios, sacarlo a pasear diariamente -aunque llueva-  y poner esfuerzo y dedicación en educarle. Si somos capaces de comprometernos a eso con él, nos puede reportar muchas satisfacciones y convertirse en un miembro más de la familia.

De otro modo puede convertirse en una carga pesada, provocando problemas de convivencia y al final quien va a pagar nuestros errores y malas decisiones, va a ser el perro que nada de culpa tiene – las perreras suelen estar llenas -.

Una vez asumido esto, la correcta elección de una raza es uno de los pasos más importantes. Podemos imaginar que un Husky Siberiano puede tener problemas de convivencia en un piso de 25 m², donde seguramente se adapte mejor un perro pequeño como el Lhasa Apso. Si bien, con la dedicación suficiente un Husky puede llegar a ser feliz en dicho piso, igual nos interesa encarar bien el asunto y evitarnos complicaciones. Así pues ¿cómo escoger al perro adecuado? ¿qué debemos tener en cuenta a la hora de elegir un cachorro?

Debemos preguntarnos sobre nuestra situación, qué esperamos del perro y elegir la raza que nos guste y mejor se adapte a ellos.

Entorno social

Si vamos a recibir muchas visitas en casa, nos interesará un perro sociable, que se sienta a gusto con extraños. O si por ejemplo tenemos niños, querremos una raza con más predisposición a tratar con niños para poder aguantar sus travesuras y tirones de cola. Por otro lado si queremos un perro guardián será el caso contrario, nos interesará un perro que se ponga en alerta ante presencias extrañas. También deberíamos tener en cuenta si va a encontrarse frecuentemente o compartir el hogar con otros animales, por ejemplo. En este último caso nos interesa asegurarnos que sea una raza sociable con otros perros y/o animales, y que no represente un peligro.

Si quieres un perro para tus hijos, mira el listado de razas ideales para niños.

Qué esperamos del perro

Si lo que buscamos es un animal que nos haga compañía mientras vemos la televisión, lo ideal será un perro que no requiera demasiada actividad. En este caso un perro que necesite mucha actividad física, nos va a estar incitando a que juguemos con él o necesitará de largos paseos. En cambio podría ser un compañero excelente si queremos que nos acompañe en largas excursiones, donde un perro menos activo igual lo pase mal. ¿Queremos adiestrarlo? Entonces una raza de aprendizaje más fácil nos ayudará.

Naturaleza del perro

Hay que tener en cuenta que aunque una raza tenga predisposición a una serie de características comunes, al final cada perro tiene su propio caracter. Es por ello que debemos fijarnos en la actitud del cachorro que vamos a elegir. Si al ir a verlos, uno o algunos de ellos vienen corriendo a nosotros, podrían indicar una buena predisposición a la sociabilidad con las personas en contra a si se quedan rezagados. O en el caso de que sea muy enérgico podemos pensar que va a seguir así. Si tenemos la posibilidad, aprovecharemos para observar a la madre, ya que va a compartir muchos de sus rasgos.

Una vez tengamos identificados estos y otros rasgos, según la situación de cada uno, podemos plantearnos iniciar la búsqueda de la raza que más se acomode a ellos, y así estar seguros de por lo menos comenzar con buen pie la relación con nuestro perro.

Recomendador de razas

Te ayudamos a encontrar a tu perro ideal con este recomendador de razas respondiendo a unas preguntas clave para ver que razas se adaptan mejor a tu estilo de vida.