Perros adoptados

perros-adoptados-por kpwerkerEs gratificante dar otra oportunidad a un perro que se lo merece sin dudarlo. Sin embargo a partir de aquí es donde empieza tu responsabilidad como nuevo dueño. Es cierto que muchos perros viven solo de cariño, pero no es suficiente. Un perro adoptado puede haber pasado por situaciones horribles que necesitan tiempo de adaptación a su nuevo hogar, cariño, actividades y una buena alimentación.

Antes de nada pon en regla al perro:

  • Asegúrate que tiene las vacunas en regla
  • Identificación mediante microchip.
  • Desparasitación interna y externa
  • Es recomendable estabilizarlo para ser responsable.

Una vez en casa debes ser paciente, el perro adoptado se adaptará a su nuevo hogar poco a poco, aportando felicidad y agradecimiento por haberle dado una segunda oportunidad. Él espera que por fin tu seas su familia para siempre. A cambio de dedicarle un par de horas diarias él te será fiel para siempre.

Reeducar al perro no es tan difícil como parece. En general todos los perros responden bien al entrenamiento a base de premios o recompensas, aprenden rápido y todos salen ganando. Recuerda que debes ser estricto desde el primer momento, aunque te de pena por su pasado si no quieres que se siente en el sofá si tu no estás, no se los permitas.

Es posible que el perro que haya sido maltratado tema a las manos, las escobas o cualquier cosa parecida. Necesitará tiempo para acostumbrarse, y puede que le den miedo los extraños, pero con paciencia se obtendrán buenos resultados. Lo importante es no meterle prisas ni juzgarlo mal los primeros días. Necesitará su tiempo para adaptarse a su nuevo amo y entorno.

Se cuidadoso con la alimentación, es probable que el perro no estuviera bien alimentado. No le des porciones grandes de comida para equilibrarlo porqué no le sentará bien. Tendrá que recuperarse con tiempo agrandando la cantidad de comida diaria hasta la recomendada. Recuerda de darle tu la comida para que sepa que eres el líder, y que solo obtendrá comida a través tuyo; es una acción que se debe continuar de adulto para que no surjan problemas de conducta en el futuro, como que gruña cuando te acerques al comedero.

la educación bien enseñada será gratificante para todos. No uses la fuerza física con el perro, pues no sirve de nada y solo le harás daño físico y emocional. Recuerda que en el comportamiento del perro se verá la educación que le has dado. Si no consigues reeducarlo, consulta con un profesional para que te enseñe a corregir acciones no deseadas.