Aidi

generica

Originario de las montañas Atlas del norte de África, el Aidi no es una raza que se encuentre comúnmente en el resto del mundo hoy en día. Clásicamente utilizado como perro guardián por los granjeros, es en realidad un animal polivalente, con un notable sentido del olfato, lo que lo convierte también en un cazador relativamente bueno.

Reconocido por su coraje y sus instintos protectores, el Aidi es un perro guardián excepcional, que ha mantenido a salvo a rebaños de ovejas y cabras durante muchos siglos en todo el norte de África (Marruecos, Libia, Túnez y Argelia). Recientemente, se han establecido como mascotas familiares, particularmente en hogares rurales, donde pueden mantenerse activos con mucho acceso al aire libre. A veces sensible, y típicamente independiente, esta raza requiere un dueño experimentado que utiliza una formación firme y consistente.

Un poco de historia

Conocido también como el Chien de l’Atlas, perro cabila o perro bereber, se cree que el Aidi procede de las montañas del Atlas, una gran serie de cadenas montañosas que se extienden a lo largo de 2.500 kilómetros en el norte de África. En general se acepta que son más específicamente de Marruecos.

Aunque se desconoce la fecha exacta de su origen, se especula que se trata de una raza verdaderamente antigua, que existe desde hace miles de años, aunque esto es prácticamente imposible de verificar. Algunos dicen que incluso pueden haber sido criados por los fenicios, una antigua civilización conocida por el desarrollo de otras razas de perros, como el Basenji y el Sabueso Faraón, sin embargo, las opiniones están divididas al respecto.

El Aidi, aunque se encuentra comúnmente trabajando junto a rebaños de animales de pastoreo, ciertamente no es un perro de pastoreo. De hecho, el Aidi fue clasificado erróneamente como el «perro pastor del Atlas» en 1963, un error que luego fue corregido en su estándar de raza de 1969. El propósito de los Aidi es puramente vigilar hasta que perciban a un depredador, como un chacal, y advertir al rebaño de que se acerca ladrando en voz alta.

Cuando se mantiene como cazador, es común que los Aidi trabajen junto a otra raza norteafricana llamada Sloughi, que es más rápida que los Aidi, y más apta para atrapar a la presa. Teniendo en cuenta el sentido del olfato altamente desarrollado de Aidi, estos dos son conocidos por formar un gran equipo.

Apariencia

A diferencia de la mayoría de los perros africanos, el Aidi es famoso por tener una doble capa gruesa, que es esencial para las fluctuaciones de temperatura de la vida en las montañas. Este abrigo asegura que los perros puedan regular su temperatura corporal tanto en condiciones muy calurosas como muy frías, y les proporciona la protección necesaria contra el fuerte sol africano.

Del mismo modo, este abrigo tan impresionantemente denso puede ayudar a protegerlos físicamente, manteniéndolos protegidos de las mordeduras de depredadores, como los lobos, cuando trabajan como perros guardianes. Su pelaje mide entre dos y tres pulgadas de largo, y cubre la totalidad del perro, aunque será más corto sobre la cabeza y las orejas.

Existen muchos colores de capa, entre los que se incluyen:

  • Negro
  • Leonado
  • Rojo
  • Blanco y negro
  • Brindle

Su distintiva cola peluda es impresionantemente larga, llegando fácilmente a los corvejones. El pelaje alrededor de su cuello y pecho es particularmente tupido, parecido al de la melena de un león, y ofrece una protección extra contra mordeduras y arañazos. Tendrán una mandíbula fuerte y dientes poderosos. Sus labios son oscuros, las orejas están erectas, y sus ojos pueden ser de cualquier tono entre ámbar y marrón. Tienen una cabeza y un hocico en forma de oso que está en proporción con su cuerpo magro y musculoso.

Se trata de una raza de tamaño mediano, con la hembra Aidi de 52 a 62 cm de altura a la cruz, mientras que el macho puede alcanzar los 64 cm. Típicamente pesan entre 23 y 26 kg (o 50 a 57 lbs).

Carácter y temperamento

Fieramente leal y naturalmente protectora, la Aidi es una raza que siempre está alerta, y se caracteriza por desconfiar de los extraños. Aunque normalmente son afectuosos y cariñosos con su familia, tienen el potencial de volverse agresivos con los extraños, especialmente si sienten que su territorio está en peligro.

Debido a su fuerza y probabilidad de mostrar hostilidad, es fundamental que el Aidi sea socializado a una edad temprana con otras personas y animales para animarles a aceptar mejor a los que no forman parte de la familia inmediata. No es de extrañar, dado su historial de trabajo, que el Aidi sea el primero en notar cualquier sonido, olor o movimiento dentro o fuera de la casa que no pertenezca a la misma, y ladrará diligentemente para advertir a su propietario de la posible amenaza. No son confiados por naturaleza, y están constantemente en guardia. Por supuesto, esto los convierte en la mascota ideal para una casa que requiere un perro guardián.

Los altos requerimientos de energía de los Aidi y su propensión a volverse muy nerviosos significan que si no son suficientemente ejercitados o mentalmente estimulados, tienen el potencial de volverse destructivos dentro de la casa, y pueden desarrollar hábitos de ladridos repetitivos u otros comportamientos no deseados. Pueden hacerlo bien con otras mascotas siempre y cuando hayan sido socializadas e introducidas correctamente desde una edad temprana. Por lo general, no les va bien con los perros nuevos que invaden su territorio y se aconseja precaución al introducirlos, una tarea que debería hacerse en un territorio neutral.

Potencial de Adiestramiento

Este perro enérgico y a menudo ansioso, requiere de un entrenador experimentado que sea consistente, firme y paciente. El entrenador debe estar tranquilo, y debe utilizar técnicas de refuerzo positivo, ya que el Aidi es conocido por ser un perro sensible que no responde bien a las críticas o castigos (lo que normalmente resultaría en desconfianza hacia su entrenador y falta de respuesta).

Tienen el potencial de llegar a ser dominantes y se sabe que adquieren malos comportamientos rápidamente. El adiestramiento debe comenzar muy temprano, y deberá ser intensivo para asegurar que el Aidi no se convierta en un perro adulto agresivo o demasiado tímido. El entrenamiento, cuando se hace bien, puede ser particularmente gratificante con esta raza.

Salud

Una de las razas de perros más sanas de todas, el Aidi no está naturalmente predispuesto a ningún problema de salud conocido. Cada perro es un individuo, sin embargo, y esto no garantiza de ninguna manera que ningún Aidi individual se enferme durante su vida. Como con todos los perros, el Aidi debe ser sometido a controles regulares de salud en el veterinario, y debe estar al día con las vacunas y el tratamiento antiparasitario.

La vida típica del perro Aidi es de 10 a 12 años.

Niveles de ejercicio y actividad

Esta enérgica raza de perro es la más adecuada para una vida rural o al aire libre, y ciertamente no debe ser mantenida en un apartamento o casa pequeña. Se benefician de largas caminatas diarias, y prosperan cuando se les permite salir fuera del plomo en áreas grandes y cercadas.
Ejercitar insuficientemente el Aidi casi con toda seguridad dará lugar a comportamientos no deseados, y debe evitarse. Recuerde, esta es una raza que ha sido desarrollada para estar constantemente vigilante, y para patrullar un rebaño. Nunca son perezosos, siempre están alerta, y tienen buena resistencia y resistencia cuando están al aire libre.

Aseo personal

Con su doble capa gruesa y densa, el Aidi requiere un cuidado regular y consistente. Su pelaje exterior es áspero y áspero, mientras que su subpelo es suave al tacto. Experimentarán una o dos mudas completas al año y se despojarán moderadamente en el medio. Requieren un cepillado regular: al menos una vez a la semana, para dispersar sus aceites naturales sobre todo el pelo. Es vital que no se bañen en exceso, ya que esto hará que se pierda la capacidad de resistencia a la intemperie de su pelaje. Bañarse una o dos veces al año será suficiente.

Como todos los perros, sus ojos y oídos deben ser revisados rutinariamente para detectar cualquier acumulación o secreción inusual. Es importante que tu Aidi se acostumbre a que verifiques estas cosas rutinariamente desde una edad temprana; tal vez durante su sesión semanal de aseo. Sus garras pueden ser cortadas si son demasiado largas. Sus dientes deben ser monitoreados para detectar la acumulación de cualquier cálculo de color amarillo o marrón, y debe introducirse el cepillado dental diario desde que son cachorros, para asegurar que lo tolerarán.

Famoso Aidis

Todavía no hay perros Aidi famosos por ahí, ni parecen encontrar fama dentro del mundo Instagram, tal vez dada su rareza fuera de su patria nativa en el norte de África.

Cruces de razas

Hasta la fecha no existen cruces populares de Aidi.

Looks like you have blocked notifications!