Mastín Portugués

mastin portugues

Un perro grande con una cabeza inmensa y una mandíbula poderosa, el Rafeiro do Alentejo es un animal intimidante. Si se combina esta apariencia con su naturaleza defensiva y valiente, no es de extrañar que esta raza haya sido utilizada como protectora de ganado a lo largo de los años y que ahora se emplee a menudo como perro guardián.

Estoico por naturaleza, el Mastín Portugués es muy trabajador y trabajará en el campo durante muchas horas sin cuestionar la tarea que se le ha asignado. Sin embargo, pueden ser tercos e independientes, por lo que no le darán a su entrenador un tiempo fácil de las cosas. Ganándose la reputación de «gigantes gentiles» en los últimos años, el Mastín Portugués es conocido por ser amable con los niños y, a pesar de su tamaño, puede ser una buena mascota familiar con el entrenamiento correcto.

Un poco de Historia

El mastín portugués es también conocido como el Rafeiro do Alentejo. «Rafeiro» es la palabra portuguesa para mestizo, mientras que el «Alentejo» es una región en el sur de Portugal. Aunque se le conoce como «mestizo», el mastín portugués es sin duda un mestizo de pura raza, y está reconocido tanto por la UKC como por el Kennel Club de España, así como por el Kennel Club portugués.

Se cree que desciende de los antiguos perros de tipo moloso que se originaron en Asia Central hace miles de años, por lo que se desconoce cuándo o cómo se trajo la raza a la Península Ibérica. Algunas fuentes afirman que la raza desciende del Mastín Tibetano, aunque faltan pruebas de ello. Ciertamente, es probable que más razas locales, como el Cão da Serra da Estrela y el Mastín Español, hayan contribuido a su genética a lo largo de los años.

Tradicionalmente, el mastín portugués se utilizaba como perro de pastoreo, llevando el ganado del norte al sur del país, y de regreso, asegurándose de que tuvieran suficiente tierra de pastoreo para mantenerlo. También actuaban como vigía y defendían a los rebaños de los depredadores y de los cazadores humanos. Con la modernización de la industria agrícola, el uso de perros de trabajo en granjas dentro de Portugal cayó en desgracia, y el Mastín Portugués se convirtió en una raza extremadamente rara. Descrito como una raza «vulnerable», un mastín portugués puede ser difícil de rastrear, incluso en su país de origen.

Apariencia

Lo más notable del Mastín Portugués es su tamaño y su cabeza impresionantemente grande, parecida a la de un oso. Su cráneo es ancho y tienen mandíbulas fuertes y labios finos. Sus pequeños ojos son marrones y representan una expresión de sinceridad y paz. Sus orejas triangulares son relativamente pequeñas y caen hacia un lado de la cara. Sus extremidades son largas y fuertes, sosteniendo su pecho ancho y profundo. Su cola llega más allá de sus corvejones y la punta de la cola se curva hacia arriba.

Sus cuerpos grandes deben moverse lentamente y con propósito con una marcha que se describe como «rodar». Los machos miden entre 66cm y 73cm, mientras que las hembras de la raza alcanzan alturas de 63cm a 70cm. Los machos alcanzan pesos de entre 40 y 50 kg, mientras que las hembras pesan entre 35 y 45 kg.

Su pelaje es de longitud media y bastante denso. Puede ser negro, amarillo, gris o beige con marcas blancas, o blanco con marcas de cualquiera de los colores antes mencionados. La brinca puede o no estar presente.

Carácter y temperamento

El mastín portugués ha conservado el carácter de sus antepasados. Independientes y leales, siguen siendo buenos perros guardianes y trabajadores responsables. A menudo descritas como «sobrias», se toman muy en serio a sí mismas y a su papel dentro de la familia.

Su naturaleza dominante y su individualidad los convierten en una raza que te pondrá a prueba y significa que no son recomendables para un propietario sin experiencia, o que no puede dedicar el tiempo suficiente a su formación.

Altamente alerta a cualquier cambio en su entorno, se darán cuenta rápidamente de cualquier nueva actividad o llegada y reaccionarán con un ritmo sorprendente. Territorial, defenderán a sus propietarios y propiedades frente a cualquier peligro percibido. Típicamente, no serán agresivos a menos que la situación lo requiera, sino que advertirán de cualquier amenaza con su ladrido profundo y su apariencia intimidante. Desconfían de la gente nueva y rara vez les dan una cálida bienvenida.

Cuando se socializa adecuadamente, el mastín portugués se lleva bien inesperadamente con los niños de la casa, a menudo jugando suavemente con ellos. Del mismo modo, pueden ser entrenados para aceptar otras mascotas. A pesar de su tolerancia, toda actividad con niños y animales debe estar bajo la supervisión de adultos, simplemente debido a su gran tamaño y fuerza potencial.

Potencial de Adiestramiento

La formación temprana y permanente es absolutamente esencial si un propietario quiere tener un Mastín Portugués bien equilibrado y sensible. Sin un entrenamiento dedicado, su actitud voluntaria y su comportamiento obstinado es una receta para el desastre. Les gusta dominar y tomar el control de las situaciones y necesitan que se les enseñe a aceptar que no están a cargo.

Pueden ser lentos para aprender nuevas instrucciones y no responderán voluntariamente a las órdenes. Sin embargo, pueden estar bien entrenados para realizar el trabajo, como la vigilancia y el pastoreo. Un entrenador de pacientes será recompensado a largo plazo, con la ayuda de muchas técnicas de refuerzo positivo y elogios vocales.

Salud

Aunque generalmente es un perro resistente que vivirá más de una década, hay un par de condiciones de salud que deberían estar en el radar de cualquier criador o propietario del Mastín Portugués.

Displasia de Cadera

Cuando un perro tiene caderas displásicas, las cabezas de los huesos de las piernas no se asientan cómodamente dentro de las cavidades de las caderas. Esta posición anormal resulta en un enrejado crónico, que conduce a una inflamación y dolor localizados. Aunque se sabe que la displasia de cadera se transmite genéticamente, la afección también puede estar influenciada por factores ambientales.

Los criadores responsables sólo utilizarán animales de cría que hayan tenido un buen resultado en su puntuación de cadera. Mientras que los animales vivirán con esta enfermedad, los problemas de movilidad y el dolor crónico que sufren inevitablemente resultarán en una calidad de vida reducida.

Torsión Gástrica

Unas palabras que pueden hacer temblar a cualquier dueño de un perro grande. La torsión gástrica es una condición aguda, que amenaza la vida y que puede ocurrir aparentemente de la nada. El estómago de un perro se «hincha», atrapando gas y líquido en su interior. En algunos casos, el estómago se retuerce, bloqueando el suministro de sangre local y potencialmente provocando un shock. A la primera señal de hinchazón, el perro debe ser llevado a un veterinario para que le preste atención inmediata.

Infecciones del oído

Como no hay un buen flujo de aire a través de las orejas flexibles del Mastín Portugués, pueden ser propensos a desarrollar otitis. Los propietarios deben sentirse cómodos revisando y limpiando los oídos – tareas que deben ser introducidas al perro desde una edad temprana.

Niveles de ejercicio y actividad

Los propietarios deben ser conscientes de que un Mastín Portugués en crecimiento no debe ser sobre-ejercitado, ya que esto puede dañar sus articulaciones en desarrollo y llevar a problemas de movilidad y dolor durante toda la vida. En su lugar, se debe introducir gradualmente el ejercicio regular pero controlado.

Más una tortuga que una liebre, el Mastín Portugués lo lleva todo a su propio ritmo lento y constante y no es de los que van a toda velocidad para correr por el parque. Disfrutan de largas y lentas caminatas, y una salida al día es a menudo suficiente para mantenerlos contentos.

Debido a su tamaño, una casa pequeña o un apartamento no sería un hogar muy adecuado para este gigante gentil. Les gusta estar al aire libre, y deberían tener acceso a un jardín vallado, en el que puedan pasear. En el mundo ideal, vivirían en un entorno rural.

Aseo personal

El manto recto y de longitud media del Rafeiro do Alentejo no necesita mucho aseo. Un cepillado rápido cada semana más o menos será suficiente para mantener su piel y su pelo saludables. El cepillado debe comenzar desde el primer día y muchos perros aprenderán a amar esta tarea semanal, a menudo considerándola como una experiencia de unión. No se sabe que se despojan excesivamente.

La revisión de las orejas colgantes del Mastín Portugués debe hacerse regularmente, ya que pueden ser propensos a infecciones de oído. Si hay mucha acumulación de cera, se debe usar un producto de limpieza del oído cada una o dos semanas para eliminar los residuos.

Mastines Portugueses Famosos

No es de extrañar que esta rara raza aún no tenga miembros famosos. Nos encanta seguir las aventuras de @tome_alentejano en Instagram aunque vive en Lisboa, Portugal y es «famoso» en el popular sitio para compartir fotos con más de 2.000 seguidores (y contando).

Cruces de razas

No existen hoy en día ejemplos populares de mastín portugués de razas cruzadas.