Perro Pungsan

Perro Pungsan

Un perro tipo Spitz, el perro Pungsan es un perro de tamaño mediano a grande, musculoso y atlético que se identifica mejor por su pelaje blanco y grueso. Aunque son similares en apariencia a su vecino, el perro Jindo de Corea del Sur, son más grandes y más altos.

Históricamente utilizada para cazar feroces depredadores en las montañas de Corea del Norte, esta raza es apreciada por su fuerza de carácter y su naturaleza animada. Un perro resistente, pueden pasar fácilmente horas en el exterior en temperaturas de congelación patrullando su territorio y disfrutando de la oportunidad de ser libre en el aire libre.

Un poco de historia

El perro Pungsan es también conocido como el «perro Poongsan» y es una de las tres únicas razas de perros nativas de Corea (las otras razas son el Sapsali y el Jindo coreano). De hecho, el Pungsan es el más raro de los tres y es prácticamente desconocido internacionalmente.

Alrededor del siglo XVI, el perro Pungsan se desarrolló en las montañas de Corea del Norte. Los registros están ausentes y su herencia está abierta a la especulación, con algunos expertos que afirman que la raza desciende de perros Laika siberianos y otros que mantienen que son antepasados de una mezcla de razas de Mastín y de Pastoreo. Algunos entusiastas de las razas incluso argumentan que puede haber lobos en la línea, aunque esto no ha sido probado genéticamente. Lo que se sabe es que este valiente perro habría sido utilizado en gran medida para cazar grandes depredadores, incluyendo jabalíes y tigres. Además de este papel, también se les habría mantenido para la compañía y como perros guardianes.

Durante la ocupación japonesa de Corea del Norte, la raza fue declarada un tesoro nacional; un acontecimiento que la protegió durante la Guerra Mundial, cuando muchos otros perros no tuvieron tanta suerte. En años posteriores, Corea del Norte trató de proteger la pureza de la raza prohibiendo su exportación a través de sus fronteras; una regla que no siempre se cumplió, con miembros de la raza a menudo apareciendo en Corea del Sur e incluso en China.

En un acontecimiento significativo, en el año 2000, la raza Pungsan quedó grabada para siempre en la historia cuando dos perros Pungsan fueron regalados por el presidente de Corea del Norte al presidente de Corea del Sur. Al mismo tiempo, el presidente norcoreano recibió dos cachorros de Jindo. Los perros Pungsan eran machos y hembras, y aunque inicialmente vivían en la «Casa Azul» de Seúl, más tarde fueron trasladados al zoológico. Han sido criados a partir de ellos y las líneas producidas son muy valoradas hoy en día.

El perro de Pungsan no está reconocido actualmente por ningún club de perreras importante.

Apariencia

El Pungsan presenta todas las características típicas de una raza Spitz: un pelaje lujoso, cara en forma de cuña, orejas pinchadas y una cola que se enrosca en la espalda. También deben tener ojos oscuros en forma de almendra que estén alerta. Sus cuerpos robustos y equilibrados son fuertes y bien musculados, lo que permite un movimiento ágil y una buena resistencia. Sus miembros son rectos, mientras que sus patas son redondeadas.

Esta raza es muy apreciada por su lujoso doble manto. Su pelaje exterior es duro, mientras que su subpelo es suave y fino. Su pelaje es de color blanquecino. Su pelaje es tan efectivo que pueden dormir cómodamente en la nieve durante horas y horas sin pasar frío.

Los miembros de la raza miden de 55 cm a 60 cm y pesan típicamente entre 20 kg y 30 kg.

Carácter y temperamento

El perro Pungsan es probablemente más conocido por la lealtad que muestra a su amo y su valentía a la hora de cazar o defender su territorio. Es una raza noble que no retrocede ante los desafíos y que permanece dedicada a su amo de por vida. No es de extrañar que la alta densidad de presas del perro de Pungsan no lo haga apto para hogares con varios animales, ya que no toleran la compañía de mascotas pequeñas, como gatos o conejos. Esta raza puede ser alojada junto a otros perros, aunque debe ser introducida a ellos desde una edad temprana.

A pesar de su naturaleza independiente, se trata de un perro que se nutre de la compañía humana y debe ser alojado en una familia que tenga tiempo para pasar con él y dedicarse a su adiestramiento. El perro de Pungsan es cariñoso con los miembros de la familia a los que está más cerca, aunque se mostrará distante con gente nueva.

Uno de los mejores perros guardianes, el perro Pungsan es altamente territorial y no teme luchar contra una amenaza potencial. Aunque inicialmente intentarán advertir a los intrusos con un ladrido, tienen el potencial de ser agresivos si se los presiona. Del mismo modo, sus agudos sentidos hacen de un magnífico perro guardián que no deja que nada ocurra sin su permiso.

Potencial de Adiestramiento

El entrenamiento es fundamental para que el perro de Pungsan madure y se convierta en un adulto sensato y completo. El no entrenar adecuadamente a esta raza puede resultar en un perro hostil que hace sus propias reglas y que puede ser impredecible. Un entrenador no debe permitir que el perro de Pungsan tome el papel dominante en la relación y debe establecer reglas consistentes desde el principio. Los métodos de entrenamiento deben ser firmes y justos y el perro Pungsan debe entender quién está a cargo.

Esta raza se beneficia de un entrenador experimentado; idealmente, uno que ha trabajado con perros Pungsan antes. Pueden poner a prueba los límites y pueden ser voluntariosos y de mente firme. Aunque su inteligencia significa que tienen el potencial de obedecer órdenes complejas y desempeñar una variedad de funciones, a menudo puede ser un verdadero desafío ponerlos de su lado y convencerlos de que escuchen durante largos períodos de tiempo.

Salud

A menudo viviendo hasta los 13 o 14 años de edad, el perro Pungsan es una raza de larga vida que tiende a gozar de buena salud y no es propenso a muchos problemas de salud. La siguiente es una lista de condiciones a las que pueden ser ligeramente más propensos que la población canina general:

Displasia de cadera y codo

Una mala salud de la cadera y del codo puede significar el final de una línea de perros reproductores, ya que se sabe que estas condiciones son hereditarias y pueden tener un gran impacto en la calidad de vida de una camada. Con programas de cribado ampliamente disponibles, sería irresponsable para un criador no comprobar la salud conjunta de sus perros y hembras de cría antes de aparearse con ellos.

Entropión

Los párpados que ruedan demasiado hacia adentro pueden raspar la superficie del ojo y, con el tiempo, pueden causar cicatrices en la córnea e infecciones dolorosas en los ojos. Las cirugías para reparar el defecto del párpado se realizan comúnmente y tienden a tener altas tasas de éxito.

Hinchazón

Una condición por la cual el estómago se hincha con gas y líquido antes de girar y bloquearse, la hinchazón puede ser fatal sin intervención. Un animal que sufre de hinchazón actuará angustiado; jadeando, arcadas y caminando arriba y abajo, incapaz de asentarse. No se debe perder tiempo y estos perros deben ser llevados a la clínica veterinaria inmediatamente para darles la mejor oportunidad de sobrevivir.

Niveles de ejercicio y actividad

Un perro grande y poderoso, el perro Pungsan necesita mucho ejercicio para mantenerse en buena forma. Una raza que puede aburrirse rápidamente, se benefician de una variedad de actividades, incluyendo caminatas, cursos de agilidad y caza. Disfrutan de la libertad de vagar sin rumbo, aunque hay que tener cuidado cuando se encuentran en áreas públicas, ya que sus instintos de caza pueden hacer efecto. Lo ideal sería que tuvieran un jardín seguro y vallado en el que correr.

Aunque su peluche los hace muy adecuados para el ambiente exterior, no deben permanecer fuera todo el tiempo, ya que son perros domesticados que disfrutan de pasar tiempo en casa con la familia. Su pelaje grueso puede hacerlos propensos al sobrecalentamiento durante el ejercicio, por lo que se recomienda precaución en los meses más cálidos, cuando el perro de Pungsan no debe ser empujado demasiado fuerte.

Es probable que un perro de Pungsan poco estimulado desarrolle comportamientos molestos, como masticar en exceso o cavar. Evite esto llenando su día lleno de ejercicios divertidos y ejercicios de entrenamiento.

Aseo personal

Con tanto pelo para mantenerlos calientes y protegidos, estos perros pueden mudar mucho, especialmente durante su temporada de muda bianual. Mientras se cepillen regularmente, tienden a ser una raza limpia y rara vez necesitan bañarse. Anecdóticamente, no emiten el clásico «olor a perro».

Perros Pungsan famosos

Dangyol y Jaju, los dos perros que fueron regalados al ex Presidente de Corea del Sur por el ex Presidente de Corea del Norte en 2000, son probablemente los dos perros Pungsan más conocidos.

Cruces de razas

Los Pungsan y los Jindo han sido criados juntos en muchas ocasiones en programas de cría en Corea.

 

Artículo anteriorAzawakh
Artículo siguienteElo